Una nueva ruta de China a Rusia

Anna Palluch 8.08.2018

Apertura de sus territorios al transporte internacional por carretera

El 29 de mayo, durante el solemne cierre del famoso experimento vial, los rusos anunciaron un nuevo acuerdo con China. De hecho, el acuerdo ya se firmó durante la cumbre anual de la Organización de Cooperación de Shanghái (Shanghai Cooperation Organisation), el 7 de junio en Qingdao (China). Los ministerios de transporte de ambos países firmaron un acuerdo sobre la abolición de las barreras (actualmente los transportistas de ambos países pueden llevar a cabo el transporte solo dentro de las áreas fronterizas) y sobre la apertura de sus territorios para el transporte internacional por carretera.

El nuevo acuerdo será la fuerza impulsora del transporte por carretera ruso-chino. Los transportistas de ambos países podrán entregar productos libremente en cualquier ciudad de China y Rusia. Podrán prestar los servicios de acuerdo con la ventaja más importante del transporte por carretera, “puerta a puerta”, dijo Alexei Dwojnych, director general de la Agencia de Transporte por Carretera, responsable de coordinar el proyecto Dalian-Novosibirsk.

El nuevo corredor acortará el tiempo de transporte, ahorrará costes y desarrollará el servicio de entrega “puerta a puerta” por carretera. Además, el corredor nuevo es también un paso adelante en el desarrollo de la Nueva Ruta de la Seda. China está probando nuevas rutas —señala Andrzej Iwanow-Kołakowski, director regional de AsstrA para la región de la UE.

Actualmente, el sistema TIR es válido en China en seis pasos fronterizos: dos en la frontera con Rusia, uno en las fronteras entre China y Kirguistán, Kazajistán y Mongolia, así como la oficina de aduanas interna en la ciudad de Dalian.

La adhesión de la República Popular de China al convenio TIR dio a los transportistas extranjeros la oportunidad de entregar productos dentro de China y la posibilidad de realizar el tránsito. Hasta ahora los productos se entregaban en almacenes fronterizos y luego eran transportados por transportistas chinos. Por lo tanto, las empresas chinas de transporte también obtuvieron acceso a los mercados extranjeros —dice Andrzej Iwanow-Kołakowski.

¿Cuáles con las consecuencias?

El funcionamiento del corredor de transporte entre Rusia y China aportará a ambas partes una serie de beneficios. La iniciativa influirá principalmente en el desarrollo económico de las regiones de Siberia. A lo largo de la ruta con un flujo de carga tan grande, se desarrollará el sector de servicios, la infraestructura, los nuevos centros de transporte y los centros logísticos. Y aunque esta ruta no tiene nada que ver con las sanciones y la crisis en Rusia, uno podría decir que los rusos también encontraron una nueva forma del suministro de bienes que la Federación necesita urgentemente. El nuevo corredor permitirá, por lo tanto, independizarse un poco de la Unión Europea pero también debilitará el impacto de las sanciones.

– Se trata de una reacción estratégicamente brillante por parte de Rusia en respuesta al embargo europeo. Los principales ganadores serán China, que hará un gran trabajo con su vecino, y Rusia, que se independizará de los suministros, incluida la comida polaca —afirma Karolina Torenc, experta en Go Logis, una empresa de expedición polaca especializada en la atención a los mercados orientales.

Por su parte, para China se ha abierto uno de los mercados más absorbentes del mundo. La Federación, que adolece de la falta de muchos productos alimenticios e industriales, puede cerrarse a la producción europea y abrirse a los productos chinos. Para China esta es la realización del sueño americano.

La nueva ruta para camiones también puede afectar al sector del transporte europeo. Como afirma Andrzej Iwanow-Kołakowski, para el sector del transporte polaco y europeo, lo primero y lo más importante es la posibilidad de realizar envíos hacia y desde China mediante el transporte por carretera. Esto crea una alternativa a otros modos de transporte y la oportunidad de optimizar los costes de logística. ¿El hecho de que Rusia acaba de encontrar un nuevo proveedor de productos alimenticios significa que los productores europeos y, por lo tanto, los polacos se verán afectados?

Ya antes de mayo de este año se enviaban a Rusia productos alimenticios de China. Actualmente el proceso de transporte se ha optimizado. En cuanto a los productos polacos, siempre han disfrutado de demanda en el mercado ruso debido a su calidad. Los próximos meses nos permitirán verificar qué efectos tendrá la nueva ruta para camiones de China a Rusia sobre los productores de alimentos polacos, afirma el experto de AsstrA-Associated Traffic AG.

Karolina Torenc, experta en Go Logis, afirma que “la consecuencia de la nueva ruta puede ser la pérdida del mayor mercado para la agricultura occidental”.

Creo que en el grupo de los que más se pueden ver afectados por estos cambios están los transportistas rusos. Al importar productos de China, la Federación también importará hasta cierto punto los servicios de transporte, que en China son de hecho mucho más baratos. La población en Rusia oscila alrededor de 144,3 millones de personas, en China, alrededor de 1 379 000 millones. Estos datos hablan por si solos —dice Andrzej Iwanow-Kołakowski.

La apertura total de las fronteras para los transportistas de ambos países aumentará la facturación de los productos de Rusia y China al nivel de 100 000 millones de dólares. En el mejor período, ambos países lograron alcanzar la cifra de 92 000 millones de dólares. Durante la crisis, apenas 68 000 millones. Hasta ahora se temía que la creciente economía de la RPC destruiría la de Rusia, por lo que Rusia ha tardado tanto en la creación de una zona de libre comercio y la apertura de nuevas rutas de transporte. Ahora, sin embargo, las realidades económicas son ligeramente diferentes y, por lo tanto, existe la necesidad de crear nuevos acuerdos. 

La nueva ruta de camiones desde China a Rusia es una alternativa al transporte ferroviario. Según los expertos de AsstrA-Associated Traffic AG, las empresas polacas tienen buenas posibilidades de utilizar la nueva ruta.

Hemos analizado cuidadosamente los procesos que tienen lugar en China y estamos preparados para aprovechar las nuevas oportunidades en el transporte de mercancías entre China, los países de la CEI (incluida Rusia) y otros países asiáticos. Actualmente queremos ampliar nuestros servicios para incluir el transporte por carretera de ciertos tipos de carga, que están prohibidos por el transporte ferroviario – dice Andrzej Iwanow-Kołakowski.

Este es un gran error. Los camiones de tránsito con carga de China podrán entrar en el territorio ruso. Hay 40 millones de chinos que trabajan al volante. En Rusia este colectivo lo forman 2 millones y todos están prácticamente enfocados en la parte europea del país. Otros 4 millones trabajan al volante de camiones pequeños y casi nunca salen de sus ciudades. Comenzaremos a importar servicios de transporte de China, donde son mucho más baratos y esta es la principal amenaza —advierte Alexei Biezborodov, experto del servicio de información InfraNews.ru.